sábado, 3 de octubre de 2015

Fin de la primera parte. Capitulo 21.


21






Nada. La máquina no fue capaz de determinar qué era lo que contenía el frasco de cristal. Sentí que el tiempo se paraba: mi punto a seguir, mi estrella, por lo que había dado mi vida. Aquello que me había guiado hasta donde nos encontrábamos en aquel momento, menguaba aceleradamente y desaparecía. Aquello en lo que había creído, aquello que había convertido en mi religión, ya no podría ayudarme.


Me sentí enloquecer. Dejé de ser yo. John desaparecía por momentos.


Noté cómo Sixto se acercaba rápidamente parándose frente a mí. Me miró fijamente a los ojos, vi en su menté. Aquella situación le recordó a Sentus en algún momento del pasado. Luego vi temor, temor a perderme, no creyó seriamente en aquella opción tan prematuramente.

Todo comenzó a darme vueltas, lo único que deseaba era alejarme de allí. De aquel laboratorio, de aquella ciudad y de Sixto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario